domingo, 16 de enero de 2011

SEGUNDA LEY DE NEWTON O LEY DE LA PROPORCIONALIDAD ENTRE LAS FUERZAS Y ACELERACIONES

Esta ley se refiere a los cambios en la velocidad que sufre un cuerpo cuando recibe una fuerza. Un cambio en la velocidad de un cuerpo, efectuado en la unidad de tiempo, recibe el nombre de la aceleración.
Es decir, el  efecto de una fuerza desequilibrada sobre un cuerpo es el que produce una aceleración. Cuando mayor sea la magnitud de la fuerza aplicada, mayor será la aceleración. Se dice que en la aceleración pueden ocurrir cambios en la dirección del objeto en movimiento, independientemente que la magnitud de la velocidad cambie o permanezca constante.

Una fuerza, en el sentido más simple, es un empuje o una tracción. Su fuente u origen puede ser gravitacional, eléctrico, magnético o simplemente esfuerzo muscular. En la segunda ley, Newton da una idea más precisa de fuerza relacionada con la aceleración que produce. Establece en efecto que fuerza es cualquier cosa que pueda acelerar un cuerpo. 
Para un cuerpo dado, el doble de la fuerza da por resultado el doble de la aceleración; el triple de la fuerza, el triple de aceleración, y así sucesivamente. La aceleración es directamente proporcional a la fuerza. 
La masa del cuerpo tiene el efecto opuesto. A mayor masa del cuerpo, menor aceleración. Para la misma fuerza, el doble de la masa da por resultado la mitad de su aceleración; el triple de la masa, un tercio de la aceleración. La aceleración de un cuerpo depende entonces tanto de la magnitud de la fuerza neta como de la masa del cuerpo.
La segunda ley de Newton relaciona la aceleración de un cuerpo con la fuerza neta y se considera cuando se ejerce más de una fuerza sobre un cuerpo.
Siempre que se aplica una fuerza a un objeto, la fuerza neta es por lo general menor que la fuerza aplicada. Esto se debe a la fricción. La fricción es el resultado del contacto mutuo de las irregularidades en las superficies de objetos deslizantes. Las irregularidades restringen el movimiento.
Por ejemplo:
Un cuerpo pesado es atraído hacia la Tierra con más fuerza que un cuerpo ligero. El ladrillo doble es atraído con el doble de fuerza gravitacional que uno sencillo ¿Por qué entonces, como supuso Aristóteles no cae el ladrillo doble con el doble de rapidez? La respuesta es que la aceleración de un cuerpo depende no sólo de la fuerza sino también de la masa. Mientras que la fuerza tiende a acelerar las cosas, la masa tiende a oponerse a la aceleración. Así, la acción del doble de fuerza sobre el doble de inercia produce la misma aceleración que el efecto de la mitad de la fuerza sobre la mitad de la inercia. Ambas masas se aceleran lo mismo. La aceleración debida a la gravedad es g.
Cuando se aplica fuerza a un objeto en la misma dirección o en direcciones opuestas, se encuentra que la aceleración del objeto es proporcional a la suma algebraica de las fuerzas. Si las fuerzas están en la misma dirección, simplemente se suman, si están en direcciones opuestas se restan. Si dos o más fuerzas tiran a cierto ángulo entre sí, de tal manera que no estén en la misma dirección ni en direcciones opuestas, se suman geométricamente.
La segunda Ley de Newton dice: “Toda fuerza resultante aplicada a un cuerpo le produce una aceleración en la misma dirección en que actúan. La magnitud de dicha aceleración es directamente proporcional a la magnitud de la fuerza aplicada e inversamente proporcional a  la masa del cuerpo.”
Matemáticamente la ley se expresa de la siguiente manera:

                                a= F/m

Donde: a = aceleración en m/s2 o cm/s2
               F= fuerza aplicada en newtons o dinas
               m= masa del cuerpo en kg o g






FISICA
ENSEÑANZA MEDIA SUPERIOR 2
HECTOR PEREZ MONTIEL

1 comentario: